miércoles, junio 04, 2008

Otra resurrección circunstancial de LetraE

S. Herrán, Alegoría del trabajo (ca. 1910).

Los que lleven algunos años en la Red recordarán la existencia de LetraE, ese extraordinario proyecto argentino que se dedicó a escanear libros y artículos académicos de difícil acceso, y a publicarlos de manera renovada en ediciones en PDF, con un formato cuidadísimo que reproducía, incluso, la paginación de los libros originales. Con eso, todos podíamos citar estos libros 'piratas' a partir del número de página del libro original; los libros de LetraE proponían una interesante experiencia de los márgenes, permitían entrar y salir del regimen académico de lectura y escritura a otro, en clave libertaria, que se daba lúdicamente y de manera subterránea en foros de discusión, correos electrónicos, etcétera... Por supuesto que, en este y otros casos, el adjetivo "pirata" podría ser cuestionado: LetraE no buscaba ganancias económicas por lo que hacía y su acción se alineaba, más bien, hacia la construcción de comunidades alternativas, inspiradas en la tradición autogestiva y el socialismo libertario, de las que hay ilustres ejemplos en la red (uno de los más interesantes es hoy el colectivo anarquista Libreremo, en Italia, que de la crítica sobre las políticas de exclusión al interior de las universidades italianas ha pasado a la creación de una gigantesca biblioteca colectiva que intenta reunir los textos más importantes de cada materia universitaria); estas comunidades no siempre han elaborado teóricamente su postura, pero en general se muestran críticas al regimen individualista de propiedad intelectual, que dice que sólo puede leer el que ha comprado "su" libro, que los libros no deben compartirse, prestarse ni reproducirse, lo que conduce a reafirmar, en el plano cultural, la diferencia de clases, pues sólo puede leer el que tiene dinero para comprar libros; a la dinámica que dice que sólo vale la pena leer lo que se puede encontrar en el mercado y que lo que no se edita por las grandes trasnacionales no vale la pena leerse.

En este tipo de proyectos se ha formado la conciencia política de toda una generación, que tiene sus obsesiones y sus fobias, y su relación con el pasado: reivindica ideales de la tradición revolucionaria clásica, pero le tiene fobia al ejercicio de la autoridad; tiene una enorme imaginación política, cuya contraparte es cierta imposibilidad para plantear soluciones estructurales y a largo plazo. LetraE nació y murió como muchos otros proyectos; de repente regresa su recuerdo en alguna página que recopila su obra. Hace un par de días encontré aquí un folder de Esnips que recopilaba casi todo lo que hizo LetraE. Se los dejo, como un testimonio de este mundo interesante en el que estamos viviendo.

1 comentario:

Nostálgica Anónima dijo...

Ehhhhh! ya me puse a bajar libros, turu rú, turu rú...