domingo, junio 29, 2008

Vacaciones

"La vida nos da mucho. No lo comprendemos porque nos hemos obstinado en contentarnos con poco".
Manu Larcenet


Acabo de terminar Los combates cotidianos de Manu Larcenet. En la mañana aprendí que un grupo de científicos españoles descubrieron una nueva especie de insecto en cuevas de Castellón y Tarragona. La tradición dicta que, al encontrar una nueva especie, se le de el nombre de una figura mitológica; ellos escogieron Gollumjapyyx Smeagol, en homenaje a Gollum-Smeagol, figura de la nueva mitología de El señor de los anillos. Hace unos días vino a visitarme Nayeli, y me dejó la noticia de que un grupo de científicos lograron descifrar la fecha exacta en que habría ocurrido el eclipse que se narra en la Odisea (si hubiera ocurrido). Descubro que Nayeli tiene un blog, y que en él sabe reírse de la misma manera en que lo hace cuando platica de voz viva. Oro porque su escritura nunca pierda esa risa. Ayer fui al cine con mi mamá y mi novia, y vi Kung Fu Panda por segunda vez. Me gustó mucho esa película. Al salir, les digo a ambas que, al ver la despedida del maestro tortuga me quedé pensando en que así se siente cuando se mueren los padres. Mientras escribo, leo fragmentos del discurso del historiador de las religiones E. P. Sanders en su homenaje; me gusta que hable de las lágrimas y el agradecimiento. Había quedado con mi mamá para desayunar los dos en la mañana; ella despierta siempre muy temprano, así que quedamos a las ocho. De cualquier manera no me pude dormir a tiempo, así que tenía sueño en la mañana. El día anterior le pregunté si no íbamos a ir a la marcha en defensa del petróleo. Ella dijo que no, y se quedó pensando toda la noche. En la mañana, me despertó preguntándome si quería que fuéramos a la marcha. Ella es así: hace las cosas de manera abrupta y sorpresiva. Sabe aguantar la media hora de mal humor que tengo todas las mañanas, mientras despierto. Fuimos a la marcha, y nos sentimos bien. Yo intercambié pequeñas palabras con la gente y le sonreí a todo mundo. La noche anterior mi novia se quedó en mi casa, y me contó el principio de cuento folklórico de China (sólo el principio, porque no se sabía la otra mitad). En la marcha compré La Jornada. En su Rayuela, dice: "Para bien, un viento nostálgico sopló estos días en la ciudad de México. Fue la memoria de Salvador Allende la que lo hizo posible". La vida vale la pena en los detalles pequeños.

1 comentario:

Nayeli García dijo...

¡Rafa! qué padre que hayas pasado por mi blog, gracias por citarlo, (:, me das ganas de escribir más.

A mí nada más no se me hace ver Kung fu panda, ayer fui al cine con mi mamá y ví una película francesa, el título en español es "El llanto de la mariposa", es de esas películas que no debes ver si estás triste; digo, de todas formas está buena: lo mejor es la dirección, te la recomiendo. Oye, y ¿qué tal estuvo la marcha?

Me siento medio rara sin actividad, pero ya encontraré algo. Empecé a leer lo de Detienne que me prestaste, luego te platico qué me ha hecho pensar.

Cuídate y descansa mucho.
Abrazo