domingo, junio 28, 2009

La escatología de nuestros sueños

Platico con Damián: cuando yo era niño, mi mamá escuchaba discos de vinil a los que yo me acercaba cuidadosamente; uno de ellos era Fantasmas de Willie Colón, ese "monstruo de la naturaleza" de la música nuestro-americana. Yo no sabía quién era él. Veía la portada, con esa cara dibujada en el cielo, y me preguntaba si esa cara era la de él, o si estaba tratando de representar a alguien más (a Dios, por ejemplo) (pero, ¿qué tenía que hacer Dios asomando sus naríces en un disco de salsa?) (a lo mejor, más de lo que parece).


Yo creo en muchas cosas que no he visto; y ustedes también, lo sé.

No se puede negar la existencia de algo palpado, por más etereo que sea. No hace falta exhibir una prueba de decencia de aquello que es tan verdadero. El unico gesto es creer o no... Algunas veces, hasta creer llorando.

...Se trata de un tema incompleto, porque le falta respuesta; respuesta que alguno de ustedes, quizás, le pueda dar.

Es un tema en technicolor para hacer algo util del amor. Para todos nosotros, amén.

Oh, ¿qué será?, ¿qué será?,
que anda suspirando por las alcobas,
que se oye susurrando en versos de trova,
que anda combinándonos preguntas locas,
que anda en las cabezas, anda en las bocas,
que anda ascendiendo por altos huecos,
que están hablando alto en la bodega,
y grita en el mercado, ¿qué cosa es ésa?

Es la naturaleza, será, qué será,

que no tiene certeza y nunca te da,
que no tiene concepto, y nunca tendrá,
que no tiene tamaño.

Oh, ¿qué sera?, ¿qué sera?,
que vive en las ideas de esos amantes,
que cantan los poetas más delirantes,
y juran los profetas emborrachados,
está en la romería de los mutilados,
está en la fantasía de los infelices,
está en el día a día de las meretrices,
y todos los bandidos y desvalidos,
en todos sus sentidos, será, qué será,
que no tiene decencia y nunca tendrá,
que no tiene censura y nunca tendrá,
y le falta sentido.

Oh, ¿qué sera?, ¿qué será?,
que ningun aviso podrá evitar,
que tampoco los presos puedan desafiar,
que todos los caminos tendrán que cruzar
donde todos los signos van a consagrar,
y todos los niñitos a investigar,
y todos los destinos van a encontrar,
y el mismo Padre eterno que nunca fue allá:
al hombre nuevamente lo bendecirán,
apagando al infierno su llama final,
porque no tiene caso volver a rodar
por la falta de juicio.

Oh, qué será...
Que jura el profeta, canta el poeta, y están gritando en la banqueta, ¿oh, qué será?
Oh, qué será...
Que me despierta por la noche, y me hace temblar, me hace llorar,
Oh, qué será...
Son fantasmas, somos fantasmas, siento la puerta tocar tres veces, ¡oh, quién será!
Oh, qué será..
Va suspirando por las alcobas y susurrando versos de trova, ¡ponte a escuchar!

Oh, qué será...

No tiene tamaño y es naturaleza, anda en las bocas y en las cabezas,
Oh, qué será...
Todos los niñitos lo investigarán y ningún aviso lo podrá evitar,
Oh, qué será...
En toda campana repicará, y el que está dormido despertará,
Oh, qué será...
¡Son fantasmas, somos fantasmas! Siento la puerta tocar tres veces, ¡oh, quién será!

Oh, qué será...
Son fantasmas, son fantasmas, son fantasmas, son fantasmas,
oigo la puerta tocar, ay, la puerta tocar

Oh, qué será...
Lo vive el bandido, el desvalido,
las meretrices, los infelices,
el reverendo, y el bombero,
el presidente, el zapatero,
y las maestras y el carnicero,
la ciudadana y el extranjero,
también el juez y el farandulero,
la enfermera, el figonero,
el santero, y el marxista,
el bodeguero y el masoquista,
¡oh, quién será!

3 comentarios:

Nayeli García dijo...

Hola Rafa, me gustó mucho la canción, no la había oído nunca. Qué bueno que hayas vuelto a publicar, me gusta cuando lo haces :)

Leonardo Iván Martínez dijo...

Sí, claro. Ese rolón también lo escuché de pequeño. De hecho escuché primero esta versión de Willie Colón y despúes la original de Chico Buarque, las dos son re buenas. Un saludo Rafa.

Rafael Mondragón dijo...

Hola, Leonardo. Gracias por la rola que me mandaste por Hi5, también está muy buena. Un saludo para ti también.